CONSEJO DE ASUNTOS ECONÓMICOS

ECÓNOMO
Pbro. Luis Armando Conde
TEL: 5680832
EMAIL: parmandoconde@hotmail.com
Estudios: Gestion de Proyectos en la Universidad Minuto de Dios.

Servicio de atención
Lunes a Viernes:
8:00 a.m. – 12:00
2:00 p.m. – 5:00 p.m.
Curia Arzobispal.

¿Qué es el Vicario Ecónomo? según el derecho canónico

Este instituto no es enteramente nuevo en el Código de 1983, aunque en el esquema del año 1977 cada uno de los cánones que se ocupaban de él era presentado con la indicación de novus. Encontramos ya su antecedente en el consejo de administración, obligatorio para toda diócesis, prescrito en el Código de 1917, del que formaban parte el Ordinario y dos o más miembros que eran elegidos por el mismo Ordinario, habiendo oído al Cabildo[27] . El Obispo necesitaba del consentimiento[28] o del parecer[29] de este consejo para realizar determinados actos de administración.

Ya desde los comienzos de los trabajos de la Comisión para la renovación del Código se propuso la creación de un consejo de asuntos económicos y de un ecónomo en la diócesis. El primero tendría, bajo la presidencia del Obispo, la función directiva de la administración de los bienes de la diócesis y el segundo la función ejecutiva, según los modos definidos por el consejo. Los textos propuestos en la sesión de trabajo del 16 de abril de 1980 llegaron casi sin modificaciones a formar parte del Código[30] .

Digamos aquí alguna palabra sobre el ecónomo diocesano, antes de entrar en el análisis detallado de las normas vigentes sobre los consejos de asuntos económicos. Todo Obispo diocesano debe nombrar un ecónomo en su diócesis, después de oír al consejo de asuntos económicos (y al colegio de consultores). El ecónomo debe ser verdaderamente experto en materia económica, y de total honradez. No habiendo más exigencias que éstas, puede ser un laico. Es nombrado por un quinquenio, puede ser renovado por iguales períodos sin limitación alguna, y no puede ser removido durante el plazo de tiempo para el que fue nombrado si no es por una causa grave, y después de oír a los mismos organismos que dieron su parecer para nombrarlo.

El Ecónomo (Cf. can. 494 §§ 3 y 4)

La función del ecónomo es ejecutar las decisiones administrativas del Obispo y hacer los gastos que éste, o quienes hayan sido encargados por él, ordenen legítimamente, con los ingresos propios de la diócesis y de acuerdo con el plan determinado por el consejo de asuntos económicos. Además, a fin de año debe rendir cuentas de los ingresos y los gastos de la diócesis al consejo de asuntos económicos.

Además, el Obispo puede confiarle al ecónomo otras funciones, como vigilar la administración de todos los bienes pertenecientes a las personas jurídicas públicas a él sujetas, o la administración de los bienes de una persona jurídica pública sujeta a su autoridad, que no tenga administradores propios en virtud del derecho, o de las escrituras de fundación o de sus estatutos propios.