Parroquia Sagrado Corazón - bochalema

PÁRROCO: Pbro. Jerson Pabón Mantilla

TELEFONO: 5863005

FAX: 5863005

EMAIL: jerpaman77@hotmail.com

 

HISTORIA

Para dar cumplimiento a las nobles aspiraciones del honorable comité Diocesano, dignamente presidido por el muy ilustre señor vicario general, quiero hacer una relación, aunque imperfecta, sobre la fundación de Bochalema, impulsados únicamente por la indulgencia de ese comité que no tendrá en cuenta sino mi buena voluntad en cumplir con el grato deber a satisfacer siquiera en parte los propósitos de esa entidad.

 

FUNDACIÓN

Descubriendo los pobres papeles del archivo parroquial y consultando a los mayores del pueblo he adquirido algunos pocos datos acerca de la estación de la parroquia de Bochalema.
Sobre las imágenes del rio Pamplonita, a treinta y cinco quilómetros de la ciudad Ursúa, en el pintorezco valle de Bochalema, entre la majestad de los bosques que les servían de protección y acariciadas por la bondad del clima y las variedades de los paisajes, existen tres familias aborígenes cuyos jefes se llamaban: Bochalema, Chiracoca y Catire. Estas familias se comprendieron hasta formar una sola la que poblando toda la región tomo el nombre del cacique principal y se denominóBochalema.
En el año de 1720 mas o menos don José de Villamizar, dice el benemérito doctor RamonGarcia, nobre tronco de una ilustre y honrrada descendencia era dueño: del territorio donde hoy está fundada la población; también tenia un rico y extenso patrimonio en los Bados, Carrillo, la Meseta y Santa María.
Don José de Villamizar al hacer su escritura de cesión del territorio dio cuatro mil pesos dotados en dinero efectivo para la congrua sustentación de los curas, al tiempo de la erección; dinero que los primeros vecinos tomaron a reconocimiento y que más tarde, el año de 1.821 llevaron a Pamplona y lo depositaron en la caja de San Pedro de allí fue tomado por el gobierno de la antigua Colombia y reconocido al tres por ciento de interés.
El ilustrísimo Señor Dr D. Bonifacio Antonio Toscano, obispo que fue de esta Diócesis, envió la certificación de crédito para su corrección en documentos de deuda consolidada a la casa de Camacho Roldán hermanos que existió en Bogotá por los años de 1.870 a 1874 y de aquella casa se perdió y por mas reclamos que se hicieron nunca pudo conseguirse nada.
No existe en ninguno de los archivos de esta población noticia alguna que diga relación con la persona de don José de Villamizar y lo poco que dejo consignado al principio de esta acta lo he recogido por una tradición verbal de mis Padres que lo oyeron también a otras personas del siglo pasado que era el XVIII.
El infrascrito cura propio hijo de este lugar ha querido tributarle un justo homenaje de religiosa gratitud a la venerable memoria del fundador de Bochalema, el cual quiso colocar su obra bajo la protección del Divino Corazón de Jesús.
El primero de febrero de mil ochocientos ochenta y seis el infraescrito párroco hizo colocar en la sacristía de la Santa Iglesia parroquial un retrato al oleo del fundador de ésta Parroquia Señor Don José de Villamizar natural de la ciudad de Pamplona Ramón García.

 

 

PÁRROCOS ADMINISTRADORES

Fundada la Parroquia de Bochalema sobre el fértil y dilatado campo de la generosidad religiosa de don José de Villamizar vinieron a cultivar aquella viña espiritual las manos de abnegados y expertos hostelanos; la acción benéfica y civilizadora de ejemplares y entusiastas sacerdotes que con su virtud y ciencia han surcado y regado aquellos lugares con el sudor de sus trabajos evangélicos, sembrado la simiente de la Religión y del bien por ese insondable mundo de las almas, dejando en ellas impreso el sello de las sublimes máximas del Evangelio.
Un numero de sacerdotes mas de sesenta ilustres por su nacimiento , pero más ilustres aún por su abnegación, formados como en orden de la batalla, han venido librando en este campo los magnos combates del Señor desde el insigne Doctor José Gregorio Romero hasta el Dr Lorenzo Rivera miembro sobresaliente hoy en el venerable capitulo catedral.

 

EL TERREMOTO

En el año de 1875 era cura excusador de esta Parroquia el benemérito Dr. Ramón García quien con celo ejemplar e infatigable trabajaba por mayor bien espiritual no menos que por el adelanto moral y material de sus feligreses dejando aquí y allá inmensa y luminosa huella de sus virtudes y talento, los que cada un día le granjeaban el cariño, la admiración y la gratitud de sus buenos feligreses.
Así se deslizaban los años de la vida de aquel sacerdote amante de todo lo noble y santo y así se desarrollaba la parroquia bajo la caridad y de la fraternidad cristiana, base inconmovible del progreso y civilización de los pueblos, cuando un incidente inesperado como conmovedor vino a paralizar el movimiento de desarrollo de esta población.
Sigamos la relación del Dr. García  en la Parroquia del Sagrado corazón de Jesús de Bochalema, día martes 18 de mayo de mil ochocientos setenta y cinco, tercero de la octava de Pentecostés, a las once y cuarto de la mañana, se dejo sentir el mas espantoso terremoto que conmovió una gran parte del continente y causo una general consternación en los habitantes de esté lugar que inmediatamente y como tocados por un resorte eléctrico aparecieron reunidos en la plaza publica clamando a voz en cuello misericordia e invocando la protección del cielo.
Con frecuencia y con intervalos muy cortos se dejaron sentir en este día memorable varios movimientos de tierra que aumentaban el clamor general y como se notase que el techo del templo parroquial se había desmentido y desplomado por completo la sacristía y capilla de la cueva santa, el párroco acompañado de algunos vecinos penetro hasta el altar mayor y extrajo el santísimo sacramento que fue colocado en la plaza bajo humilde toldo que se improviso con tal objeto.
El resto del día se pasó al razo y en la más completa ansiedad; grupos de infelices labriegos y campesinos aparecían por todos los ángulos de la plaza, con sus ojos arrazados de lágrimas, que venían huyendo del peligro y buscando asilo para ponerse a cubierto. Por la noche sobrevino copiosa lluvia que obligo al afligido pueblo a refugiarse en la casa cural. Durante la noche se repitieron los temblores de un modo tan sensible que obligaron al pueblo a salir nuevamente de sus moradas para refugiarse en la plaza, allí se improviso un altar y se celebro el santo sacrificio para consumir las especies , y por muchos días la plaza fue campamento donde se vivió en familia como en los tiempos patriarcales jamás se vio una unión mas fraternal ni mas estrecha entre los habitantes de este pueblo, los días y las noches se pasaban en oración, los canticos sagrados, los salmos de David y las preces del ritual Romano se repetían diariamente a mañana y tarde.
El diecinueve se tuvo noticia de la completa destrucción de los valles de Cúcuta, donde como en la antigua Jerusalén no quedo piedra sobre piedra; allí pereció el benemérito Párroco de San José Dr Domingo Antonio Mateús con mas de dos mil habitantes, que igualmente fueron separados bajo las minas de aquella rica y hermosa ciudad; igual suerte corrieron la histórica villa del Rosario San Antonio del Táchira, Cúcuta y San Cayetano, y en lo general todos los habitantes de estos valles que sobrevivieron al cataclismo emigraron a la ventura buscando su salvación.
Es digna de todo elogio la generosa y noble conducta de los vecinos del distrito de Bochalema, que lejos de asociarse a los bandidos piratas espoliadores de rico botín de que fue teatro la desgraciada ciudad , prestaron importantes auxilios a las familias sobrevivientes y acogieron con benevolencia y cariño a las personas que se encaminaron a este pueblo prefiriendo la hospitalidad que se le brindaba.
A esfuerzos del piadoso vecindario encabezado en menos de tres meses la capilla que se ha dedicado a Nuestra Señora de la Cueva Santa y un voto solemne se hizo repetidas veces de reedificar el templo en obsequio del Sacratísimo Corazón de Jesús.

 

SU ESTADO PRESENTE

La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Bochalema lleva ya 202 años de existencia y en este lapso de tiempo ha venido desarrollándose y progresando en el campo material, moral y religioso y su evolución lo mismo que sus épocas de adelanto y retroceso han sido materiales y sus causas son las mismas que afectan a los pueblos en general y que se explican por el juicio severo e imparcial de la historia.
Sus habitantes en lo general son católicos prácticos, formados y laboriosos; la sociedad es acreedora a las consideraciones de alta estima y respeto seguramente por las notas que la distinguen y que la han colocado al nivel de los pueblos que levantados bajo la bienhechora sombra del hermoso árbol de la Cruz disfrutan de la paz de la libertad y del bien: sublimes auspicios de nuestra sacrosanta Religión.
Blma – 1.922 Reyes Ruoz .Pbro
Nota: Estos datos fueron tomados del Archivo General Arquidiócesis De Nueva Pamplona. Libro: Documentos Históricos _____1.937 – 1942.

Otra fuente, Cof. Lib.38 b. año 60, pag.352.

Investigación realizada por: Wilson Johany Cañas Maldonado