las nieves

 

PARROCO: Pbro. Oriel Angarita González

Email: orielang@hotmail.com

VICARIO PARROQUIAL: Pbro. Roberto Carlos Pabón Ortiz

Email:  padretoto0102@hotmail.com

TELEFONO PARROQUIAL: 5682851

CONOCE MAS EN NUESTRO SITIO WEB: http://parroquialasnieves.wix.com/pamplona

 

PARROQUIA MAYOR NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES PAMPLONA.

 

Habiendo realizado unas visitas al Archivo Arquidiócesano, y averiguado con personas curiosas de Nuestra Ciudad de Pamplona acerca de la Erección de la Parroquia Mayor Nuestra Sra. de las Nieves, no me fue posible encontrar datos acerca del Decreto de Erección, pero encontré algunas curiosidades que nos sirven para Valorar la Grandiosa obra de Evangelización que Dios inicio en la provincia de Pamplona, los cuales presento a continuación.
No parece que la primera iglesia de Pamplona se hubiese erigido en La Plaza Mayor como solían hacerlo los fundadores españoles sino que ella aparece a dos cuadras al occidente según lo comprueba el historiador Gabriel Martínez Reyes C.M.F
“… Entrado ya el año 1549 quedaron demarcadas, como era en la usanza, la plaza, el lugar de la iglesia, el sitio de la cárcel,  la calle del divorcio y los sitios de algunas capillas imprescindibles, como era la de Santa Barbará que solía ubicar donde había más peligros…
Cabe ahora cuestionar, subsiste en la Ciudad de Pamplona esta primera iglesia y es posible señalar donde se halla?
Con ocasión de una investigación en el Archivo Arzobispal de Pamplona sobre la Creación de Parroquias, que son como las partidas de nacimiento de los pueblos , halle unos documentos sobre la primera iglesia de la ciudad, que me interesaron en extremo y me movieron a realizar un sondeo sobre la vigencia de la tradición al respecto. Despreocupación y olvido fueron los síntomas de las respuestas obtenidas. Una tradición desteñida, casi pérdida, por un lado, y por otro, el hallazgo de un claro testimonio positivo en los archivos sobre la primera iglesia de la fundación formaron los motivos de la averiguación correspondiente, cuyos resultados entrego ahora al discreto juicio de los lectores.
Al tratar sobre el número y el estado de las iglesias que quedarían en la demarcación de la nueva parroquia (La de Nuestra Sra. del Carmen) se dio origen a un documento de valor inigualable, ya que fue librado por el notario eclesiástico de Pamplona respecto al tema que nos ocupa.
El Documento refleja la tradición viva de la ciudad sobre su primera iglesia. Este documento excepcional señala a la Ermita de las Nieves como el templo que erigieron los descubridores y pobladores don Pedro de Orsua y don Ortún Velasco; nos revela que estaba ubicada en el centro de la parroquia que se pretendía erigir:
“Yo Ignacio José Amaya, notario de este Juzgado Eclesiástico de esta ciudad de Pamplona, certifico en pública forma que haga fe: que es constante, público y notorio que la primera iglesia que desde la fundación de esta ciudad, hubo en ella, es la misma que hoy es Capilla de Nuestra Señora de las Nieves con el título de Ermita, la cual subsiste en su primer ser y situación (y según se pretende la demarcación) queda en el centro de la nueva parroquia que se pretende: y solo hay la diferencia que primero fue la capilla mayor, de esta iglesia, es donde hoy está la puerta principal de su entrada”.
Recapitulando los testimonios que aún palpitan en los venerables infolios, que datan de los años de 1576 a 1628…… concluimos que la primera iglesia de la ciudad es la “Ermita, erigida en el año 1549, probablemente consagrada y dedicada al culto el día cinco de Agosto del dicho año día en que la liturgia de la iglesia celebraba la festividad de Nuestra Señora de las nieves.
La Ermita de queda hoy con el frente hacia la plazoleta, en el extremo derecho, según se mira hacia ella. Sus muros hacen hilo con la calle que sube, hacia la cual desciende por una gradería. La Exigua fachada no anuncia su prosapia. Ya que aquí era el lugar de la primera capilla y no el de la puerta de entrada. Al penetrar en su interior cunde una impresión desoladora: las paredes no se ufanan con viejas pinturas ni con algún retablo. Avanzando hacia el fondo, oprimido por piezas de madera y trebejos, encontramos el altar de adobes. Las techumbres se muestran agobiadas y  arqueadas con anuncio de ruina.
Como elemental providencia hay que liberarla de la ruina material que la amenaza en sus techumbres, lo cual puede lograrse del ministerio de obras públicas, a título de Monumento Nacional. Después de restaurada puede utilizarse como museo de arte religioso o como panteón de los hijos ilustres de provincia; o si se desdeñan estos fines, pueden habilitarse como escuela de paleografía que vaya indicando y entregando trascripciones de los infolios, que guarda la notaria primera, cuyos volúmenes se conservan con esmero en la Casa Colonial de la Cultura,
Mas cuya lectura y aprovechamiento científico resulta arduo para el investigador, que no encuentra espacio ni salón adecuado para el estudio en la casona Susodicha. Pocos infolios se han transcrito del rico Depósito.
Hasta ahora Pamplona se ha comportado apática con esta reliquia. Vendrá un día en que la ciudad busque su cunda y aquí la encontrarás.”
A las anteriores originales e  interesantes investigaciones del Padre Martínez Reyes cabe hacerles una glosa: si la fundación de Pamplona fue el primero de noviembre de 1549, como lo sostiene, entre otros historiadores, el Padre Aguado, Belisario Matos Hurtado y Otero D´Cesta, y la repartición de los solares fue en marzo de 1550, según este último, mal pudo ser erigida la Ermita de las Nieves el 5 de Agosto de 1549. (Augusto Ramírez Villamizar).
“Hay un hecho que resalta en la historia de la conquista de América del sur, que no podrán borrar de sus páginas los enemigos de la iglesia Católica por más que se empeñen en desfigurarlo:
Cuando los conquistadores no pensaban más que en el oro para enriquecerse tiranizando a los indios, los religiosos, no atesorando sino el odio de los mismos conquistadores, se dedicaron a la propagación de la fe; tal hecho sucedió y dio lugar a la formación de nuestras parroquias y, entre ellas a la de Pamplona, como lo vamos a ver.

 

 

 

ANTECEDENTES QUE DIERON LUGAR A LA FUNDACIÓN DE PAMPLONA Y SU PARROQUIA PRINCIPAL 

 

Descubrimiento y fundación de Pamplona

Miguel Díaz de Armendáris. Gobernador del nuevo reino nombra a don Ortún Velasco de Velasco teniente de Tunja, quien en 1547 envió a Gregorio Suárez Deza en búsqueda del Río de Oro quien Volvió con Buenas noticias. Y Ortun pide a Miguel Díaz esta conquista, con el título de descubrimiento de las Sierras Nevadas.
23 de Julio de 1549 Miguel Díaz le da la Providencia a don Ortún de que “podáis  poblar y pobléis un pueblo de Cristianos. Según Aguado don Ortún partió con 65 Hombres. Pero don Miguel Díaz  nombro luego a su pariente Pedro de Orsua Capitán de las dos Expediciones, a quien don Ortun fue muy obediente.
Llegaron al Valle que llamaron Valle del Espíritu Santo.  (Por haberlo descubierto  la Víspera de pentecostés) Allí llego don Orsua cinco días antes de Todos los Santos y Velasco dos días después.
La primera misa aunque no consta en documentos fue el día de la fundación en el sitio de la Ermita de las Nieves, Primer lugar de Culto de la naciente Cristiandad oficiada por el licenciado Alonso Velasco Capellán de la Expedición.

FUNDACION DE LA CUIDAD Y PRIMERA PARROQUIA:

Primeros Párrocos.

1 de noviembre de 1549 Fundación de la Ciudad de Pamplona. El nombre de Pamplona recuerda a Pamplona de Navarra patria de Armendáris y de Orsúa. A esta se le dio el título de ciudad en 1555, nombrándole regidores, quienes, a su vez, nombraron los primeros alcaldes: Alonso Escobar y Juan Vásquez, quienes hicieron el reparto de las tierras.
Luego que se fundó la ciudad se dio principio a la edificación de la iglesia parroquial, de quien fue el primer cura, el licenciado Pedro Velazco.
En el mismo año de 1555 que se dio el título de ciudad, vino la comunidad de Santo Domingo con el Padre Antonio Ruíz, quien abrió  una Casa de la orden. En el año de 1563 fundaron definitivamente el convento con el título de “San Antonio de Padua”, y los padres fueron autorizados para ejercer el ministerio de párrocos: evangelizaron a los indios de los Valles de Cámara, de los locos, Capacho, Condarmenda, Ranicha y Chinácota, en el territorio, desde Pamplona, hasta el rio Chicamocha.
Los primeros moradores del convento fueron los Padres: Maestro Fr Antonio de la Peña, Prior, Fr. Pedro de Velazco, Fr Juan Pérez, Fr Miguel de Victoria, Fr Miguel de Santa María, Fr Juan de Aliaga y Fr. Francisco Cabeza.   Se hizo un buen convento, el cual duró en poder de sus dueños, hasta los días del congreso de Cúcuta (1821) suprimidor de conventos menores y autor de leyes inicuas para la iglesia.

 

 

EL PRIMER SACERDOTE Y VICARIO.

 

El Padre Alonso Velasco. En calidad de fundador disfruto de los privilegios  de los primeros pobladores de una villa.
7 de Septiembre de 1553 Expidió el obispo el nombramiento oficial del Padre. Presentado al cabildo de Pamplona el 27 de octubre del mismo año. En sus tiempos era el único Sacerdote que ejercía su ministerio  en Pamplona y en algunas doctrinas inmediatas.

En su tiempo que ejerció la vicaría de Pamplona:

  • Se construyó la Ermita de las Nieves.
  • Se erigieron las cofradías, incluida la del Humilladero.
  • Se inició la construcción del templo parroquial.
  • Se inició la casa de religiosos de Santo Domingo.
  • Se organizaron las primeras doctrinas y vinieron los primeros visitadores eclesiásticos.
  • Construyo el primer molino harinero de la Ciudad. (petición hecha el 13 de junio de 1554). Para aprovechar el cultivo de trigo que tenían los primeros pobladores.

El padre quiso favorecer a dos sobrinos que llegaron con él en la expedición y a los cuales les dejo:

  • Pedro Velasco la encomienda de Cácota de Suratá.
  • Dionisio Velasco la encomienda de Babega.  (viajo y se la dejo a Juan de Maldonado)

Más adelante se dio el matrimonio de su sobrino Pedro Velasco con Ana Rangel, a cambio de una encomienda de San Cristóbal que cedió don Antón Esteban padre de la Esposa de Pedro Velasco.
Preparo a Pedro Esteban Rangel para las órdenes Sagradas prometiéndole una capellanía hasta que uno de sus sobrinos se ordenara Sacerdote.
Fundo las cofradías del Santísimo sacramento organizaba cada mes la procesión, la de Nuestra Señora bajo la advocación de las Nieves y la de las Animas.
La iglesia edificada, poco tiempo después de la fundación de Pamplona, fue destruida por el terremoto del 16 de Enero de 1644, salvándose sólo el Santísimo que sacaron un grupo de hombres atrevidos, celebrándose después la Santa misa bajo un toldo levantado en la plaza.
El presidente de ese entonces mandó destinar algunos impuestos para que se atendiese lo más pronto a la reedificación de la ciudad, y se levantase el nuevo templo, el cual fue erigido en iglesia Catedral el año de 1849, cuando el Excelentísimo Sr Jorge Torres Stans tomó posesión de la Diócesis como su primer obispo.
En 1623, hay constancia, fue visitada la Parroquia por el Arzobispo de Santa Fe, Arias de Ugarte, quien acostumbraba hallarse en alguna ciudad en tiempo de Semana Santa.

 

 

LA ERMITA NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES.

 

  • Construida por el mayordomo de Fábrica Alonso Duran con el concurso de Juan López Galaz. El albañil Pedro Gómez.
  • 1554 fue nombrado mayordomo Gil cano.
  • Se afirma que es el primer templo de la ciudad. Y allí se celebraban las fiestas más importantes.

El primer lugar de culto en Pamplona fue la Ermita de las Nieves. Era esta una pequeña capilla de techo de paja que construyó el mayordomo de fábrica Alonso Durán con el concurso de Juan López Galaz por encargo del Cabildo de la Ciudad que la ordenó “atento a la falta que esta ciudad tenía de Iglesia y ser obra tan justa y necesaria” (Cabildo de Pamplona, Op. Cit.,54)
El albañil que construyó la pared del altar y el suelo de la iglesia fue Pedro Gómez. Los vecinos se comprometieron a aportar a la obra “lata. Carrizo y bejuco”. Pero algunos no lo hicieron y por ello el monto del gasto ascendió a 90 pesos de buen oro. Cuyo pago solicitaron los constructores en la sesión de Cabildo de diciembre de 1553.
Al año siguiente se nombró como mayordomo a Gil Cano. Quien había renunciado pero tuvo que continuar en el cargo pues el Cabildo no le aceptó la renuncia. Por el contrario le ordenó cerrar el lote de la capilla. En la misma sesión del primero de Enero notificaron los ilustres señores Justicia y Regimiento de la ciudad al padre Velasco que “un ornamento que le envió el Señor obispo (Barrios) no lo tome para la iglesia porque no es menester…” Extraña providencia cuyas motivaciones ignoramos y más extraña aún tenido en cuenta el hecho de que unos meses más tarde piden al Rey “haga merced a la iglesia de esta ciudad por estar muy pobre de 4.000 castellanos para aderezar de ornamentos y otras cosas necesarias para servicio del culto divino”
Deseaban también los Pamploneses que su iglesia “se haga de piedra porque hasta ahora no se le ha hecho ninguna cosa” para lo cual solicitan parte de los diezmos de la ciudad que pertenecían al Rey, el cual comúnmente la cedía para la fábrica de las iglesias.
La Ermita de las Nieves ha sido recientemente restaurada con el beneplácito de todos los habitantes que han recibido la tradición que afirma ser allí el primer templo de la ciudad. En la información que se hizo antes de la erección de la parroquia del Carmen. El notario eclesiástico Ignacio Josef Amaya atestigua lo siguiente “es constante, público y notorio. Que la primera iglesia que desde la fundación de esta ciudad hubo en ella, es la mismo que hoy es capilla de Nuestra Sra. de las Nieves con el nombre de Ermita, la cual subiste en su primer ser y situación”  Construidos luego el templo parroquial y otras capillas cuidaron los feligreses que se mantuviera el culto en la Ermita y dotaron de capellanías a la misma a fin de que allí pudieran celebrarse las principales fiestas religiosas.

 

COFRADIAS Y HERMANDADES

 

Eran la columna vertebral de la organización parroquial de la colonia. Por la participación del pueblo en la vida cultual y la financiación de los gastos de las principales fiestas religiosas.
Las tres Cofradías que se debían fundar en cada parroquia eran:La del Santísimo Sacramento, la de las Animas, y la de Nuestra Señora.
Existieron otras como la Concepción y dulce nombre de Jesús.
La más importante cofradía en Pamplona fue la de la hermandad de san Pedro.

Acontecimientos eclesiales
20 de febrero de 1555; La primera visita la realizo Fray Bernardino de Santa María, comisionado por el Señor Arzobispo Fray Juan de los Barrios.
Instrucciones de 1555 se dio a conocer la necesidad de tener dos sacerdotes en la población.  Y que ojala fuera un clérigo de la orden de San Pedro, pero no un Religioso. Entre otras peticiones más que pedían los pamploneses en ese entonces.

CONSTRUCCIÓN DE LA IGLESIA PARROQUIAL

 

  • Los Pamploneses querían contar con el apoyo de la corona para la dicha construcción.
  • 1557 se instruye al procurador Suárez. De Villalobos para que haga la petición.
  • Se hizo la construcción  en la esquina oriental de la plaza. Llego a ser uno de los hermosos templos de aquel reino.
  • No se sabe a ciencia cierta por que se le dejo el nombre de Nuestra Señora de las Nieves.

 

El Cura y los feligreses Pamploneses no estaban satisfechos con la modesta Ermita de las Nieves y deseaban erigir una iglesia digna de lar riquezas que daban fama a la ciudad. Querían contar para ello con la ayuda de los dineros de la corona. Por lo cual en las instrucciones de 1555 pedían que se le solicitara al Rey cediera su parte de los diezmos para la obra.
Probablemente después de haber obtenido la ayuda real, se empezó la construcción del templo parroquial de Nuestra Sra. de las Nieves que, según Fernández Piedra hita, llegó a ser uno de “hermosos templos de aquel reino” la construcción se hizo en la esquina oriental de la plaza; tenía un cañón central y dos naves laterales y la Capilla de San Pedro hacia el lado Epístola (Derecho entrando) , campanario y ronda. Estaba adornada con un retablo mayor de tres cuerpos con ocho imágenes de bulto en ellos y siete cuadros de diversos santos. Entre las imágenes sobresalía  la de nuestra Sra. de las Nieves. En las naves se fueron colocando altares de algún feligrés. El templo llegó a tener diez altares de madera sobredorada en las naves laterales.
No se sabe a ciencia cierta cuál fue el motivo para que se le tomara a Nuestra Sra. de las Nieves como patrona del templo. El caso es que desde la fundación Nuestra Señora en su advocación de las Nieves fue reconocida como patrona de la ciudad. Como se ve también por el nombre de la Ermita, además de todos los santos cuya fiesta coincidió con la fundación de pamplona. En 1818 a una pastoral sobre patronos de las iglesias enviada por el Señor obispo Lasso de la Vega el Párroco de las nieves responderá que al respecto “no ha podido hallar otra cosa que es que nuestra Señora con el titulo de las Nieves, de tiempo inmemorial ha sido reconocida por patrona de esta ciudad…”
Con toda seguridad el rey concedió también las peticiones de donar los mil pesos para ornamentos y cálices y de destinar los diezmos de tres vecinos para reparos de la iglesia, que le habían formulado los feligreses de Pamplona.

 

Separación de Pamplona y su Parroquia de Santa Fe y anexión a la Diócesis de Mérida.

Hasta 1790 Pamplona pertenecía a la Diócesis de Santa Fe: el 16 de Febrero de 1777 una bula del Sumo Pontífice Paulo VI Dividió en Dos partes la Arquidiócesis de Santa Fe, y erigió el obispado de Mérida; Pero no se inauguró esta erección hasta 1796, entretanto una real cedula mandaba agregar nuestra ciudad al obispado de Mérida.

 

División de La Parroquia de “Las Nieves” y erección de la “Ntra. Sra. del Carmen”

El 17 de febrero de 1803, el cabildo de Pamplona se dirigió al Excelentísimo Sr Obispo, Dr. Milanés, Obispo de Mérida, pidiendo la erección de otra parroquia.
Las razones que se presentaron: “Considerando cuan dificultoso sea el que un solo pastor pueda velar eficazmente sobre conducta espiritual de tan crecido numero de almas, como que tiene esta feligresía, con reflexión al beneficio que pueda asignarse de la creación de un nuevo párroco, tiene por necesario y útil el que se divida en dos curatos la administración de esta ciudad.”

  • Habían lugares donde no se les podía llevar el Santísimo Viatico. Por la distancia en están situados los diferentes lugares.
  • Que era imposible que un solo pastor administrara los Sacramentos a todos los pobladores.
  • Cuando predica el pastor, no puede ser oído de todos los feligreses, pues estos no caben en un mismo templo, ni sin muy particular obligación se expondría a las señoras más delicadas a sufrir la incomodidad que causa la opresión de la gente vulgar, y por tanto dejarán muchos feligreses de asistir a varias funciones parroquiales.

 

Conversión de la iglesia parroquial Mayor en Catedral: reintegración de la Diócesis de Pamplona al Arzobispado de Bogotá: traslación de la parroquia a la Iglesia de Santo Domingo.

Hasta 1832 estuvo Pamplona bajo la Jurisdicción del Obispado de Mérida.
El 16 de Septiembre de 1835, fue erigida la diócesis de Nueva Pamplona y la iglesia parroquial Mayor fue Convertida en Catedral.
El terremoto acaecido el 18 de Mayo de 1875, hizo que se desplomase y viniera muy pronto a tierra aquel templo.
Siendo pequeño el recinto de la iglesia de Santa Clara para las funciones de Catedral y aun tiempo, para las parroquiales, se traslado la parroquia mayor de las Nieves a la Capilla de Santo Domingo del Extinguido Convento de San Antonio de Padua.

 

Primer Párroco de las Nieves.
El primer párroco que funciono en Santo Domingo siendo ya iglesia parroquial, fue el Dr. José Gregorio Arenas, Sacerdote ilustrado e insigne orador sagrado, de trato Jovial y sencillo en sus costumbres.
“Al Dr. Arenas por haber verificado un matrimonio que no convenía al parecer  de esas personas enemigas del Clero. Salió el Vble párroco de su iglesia y frente a la casa entonces habitada por Luis Sánchez, fue asaltado por varios individuos, le tomaron por el cuello y llenándole de golpes, le hicieron con piedras y garrotes; uno de estos le siguió con revolver hasta el interior de la casa de Sánchez, donde se refugió, y hubiera sido muerto si no encontrase amigos que eludieran e impidieran dar más golpes a la víctima.
Como Dios se encarga de castigar a los ultrajadores de sus sacerdotes, y como carne de cura causa locura, unos de estos individuos murieron después trágicamente y otros se suicidaron.”
Su Actual Párroco es: José Donelio Paez Pabón Pbro.
Actualmente la Parroquia Comprende los Siguientes límites:
Por el norte: Parroquia del Humilladero y Municipio de Pamplonita.
Por el Occidente: Parroquia del Humilladero.
Por el Sur: Parroquia del Carmen.
Por el Sur-oriente: Parroquia de San Francisco y Municipios de Labateca y Chitagá.

 

Como seminarista me encuentro Trabajando en esta Parroquia, y en el poco tiempo que llevo, las salidas que he tenido algunos sectores urbanos y rurales es de notar que los habitantes son personas de una profunda Fe, a pesar de la llegada de otros grupos religiosos, de los momentos de crisis de la iglesia, la gente tiene un gran sentido de pertenencia a la Parroquia, se sienten orgullosos de pertenecer a la parroquia más antigua del Nororiente Colombiano, con una trayectoria histórica bastante Rica en historias pero que lamentablemente no se cuenta con los suficientes documentos para Poderla plasmarla.
Nace en mi un anhelo profundo de Continuar el Trabajo de Investigación y Dios mediante elaborar un libro de Historia Parroquial, que sirva a muchos feligreses a apreciar el Trabajo arduo de cada uno de los Sacerdotes que han entregado su vida al Servicio del Evangelio.

Fuentes de Investigación.
Monografía de las Nieves de Pamplona.Justo Pastor Patiño. Pbro.1934-1935.Archivo Arquidiócesano Pamplona.
Historia de la Iglesia en PamplonaSiglos XVI; XVII Y XVIIIMons. José de Jesús Acosta Mohalem.Pamplona2000.
Nueva Pamplona Cima de AvanzadaEstampas y Romances Coloniales.Augusto Ramírez Villamizar.Pamplona.
La Unidad Católica Febrero 20 de 1942.

Investigación realizada por: Álvaro Leal Sandoval